Nota en reflexión al movimiento #NiUnaMenos.
Frente a este movimiento de rescate por lo femenino, siento honor, respeto y agradecimiento por cada postura que este rescate está tomando. Hablo de rescatar lo femenino porque veo que incluye mucho más que salir al frente por las mujeres, veo que hay una emergencia de honrar lo femenino en la humanidad, en mi como varón, y en ti, mujer, útero sagrado.Quiero traer sobre la mesa, primero que nada, dos recuerdos: 1- Somos Una Consciencia en movimiento expresándose en cada individuo; y cada individuo es un despliegue de la misma ola que nos mueve a todos. 2- Pertenecemos a una naturaleza polar que necesariamente incluye la alquimia de lo masculino y femenino en cada movimiento vital.
#NiUnaMenos es una voz que nace de esa consciencia, y que nos suena a defender a las mujeres, pero quizás es algo más profundo y elemental lo que busca expresarse desde nuestros corazones. Quizás la consciencia colectiva humana busca rescatar lo femenino en mujeres y hombres que vive bajo violencia incalculable hace milenios. Por cada mujer agredida por un varón, hay un varón cuyo femenino ha sido negado, amputado, violado e insultado. #NiUnaMenos también es el grito alzado de millones de hombres que reclamamos libertad para vivir amor luego de haber sido obligados por mandatos sociales a insensibilizarnos, a reprimirnos el afecto desinteresado de sexo, a dejarnos llevar por la suavidad, a admirar el aroma de una flor o la gracilidad de una mariposa.
La herida sobre lo femenino está en cada humano, y de esa herida se forjan hombres violentos con las mujeres, porque aprendieron que sobre lo femenino correspondía violencia y negación. De esa misma herida también se forjaron mujeres que aprendieron que ser femenina era estar a merced del macho; y mujeres que aprendieron que ser femenina significaba ser débil. ¿Qué hacemos con esta herida?
Honro y respeto cada expresión de este momento colectivo porque nos muestra todo lo que La Consciencia busca integrar a través de nuestras particularidades (individuales y grupales). Cada voz es una pieza del puzzle que busca unirse a las otras en alquimia amorosa, en fusión integradora. Feministas, machistas, fachos, neutrales, conservadores, reaccionarios, indiferentes, todos, cada uno de nosotros (humanos) somos una pieza. Y cada pieza que el otro te muestra, es una pieza adentro tuyo, porque La Unidad y tú, no son algo diferente. ¿Viste como un átomo y una galaxia son LO MISMO en distinto tamaño? Pues eso mismo: Humanidad y Humano SON LO MISMO.
Sin restarle algo al movimiento actual, pido recordar algo más: la posibilidad de retornar a una humanidad compasiva, en la que comprendemos amorosamente que cada agresor fue agredido y que todos, con los recursos que tenemos, buscamos ser amados.HOMBRES, permitámonos amar lo femenino en nosotros. ¿Quién nos prohibió abrazarnos con ternura?, ¿quién nos censuró el tomarnos de las manos o mirarnos amorosamente?, ¿quién nos exigió ser duros para ser valorados?, ¿quién nos dijo que no podíamos admirar la belleza de un cuerpo sin desear poseerlo?. No importa quién fue; importa que hoy, cada uno de nosotros, es responsable de elegir. Yo#ElijoElAmor
#YOSOY #NiUnaMenos #NiUnoMenos #NadieMenos #TodosJuntos #SomosUno
Gabriel Palacios Pomareda ( Colaborador de Antropología Consciente)
  Octubre 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>